domingo, 12 de abril de 2009

Blanca y Azul (pequeño fragmento)

Su madre la despertó:¡Blanca! Nos vamos de este cuchitril, de este pueblucho. A tu padre lo ascendieron y lo mandaron al centro del país. Nos vamos en unas semanitas… ah…(suspiró) nos va a cambiar la vida Blanca, tú podrás ir a la universidad y yo podré (al fin) tener amigas de alcurnia, como me merezco, amigas de verdad, gente fina, no como estas viejujas del barrio, que son tan, disculpa la palabra, hija, pero marginales, eso son: brutas y marginales. Te juro hija que yo, Alfonsina Errásuriz, no soporto ni un minuto más estar rodeada de tanto Pérez, Muñoz y González. Tanto negro por la calle, y esos niñitos horribles que se pintan el pelo. Ah…menos mal que tú, en tus diecisiete años no alcanzaste a hacer amistad con ninguno de estos mugrientos que tenemos por vecinos. Hija, yo ya no doy más. Pero ya está, nos vamos, anda viendo lo que te vas a llevar y lo que dejas, porque no pienso andar acarreando esos cachureos que te regalaron cuando saliste Miss Azufre. Qué corona más flaite, oye. No podrían haberte hecho una de plata, por último…no, de lata tenía que ser la porquería. Que desfachatez más grande, oye. Y esa banda horrible que te colgaron en el cuerpo, digo yo, ¿habrán creído que eras un arbolito de Pascua para llenarte de tanta tontera? Los colores chillones de la porquería de banda…no pudieron hacer algo sobrio, recatado, un plateado hubiera quedado regio, pero no, a ellos se les ocurrió que tú pasaras una vergüenza gigante vistiéndote de vedette en vez que de reina. Qué plancha más grande pasamos tu padre y yo ese día. No entiendo por qué tuviste que aceptar ese premio. Si nosotros somos gente honrada, no queremos andar figurando en esas cosas. Bueno, pero ya nos vamos de aquí, por fin. ¿Qué piensas tú, Blanquita? –para cuando Alfonsina terminó de hablar, su hija ya se había ido, quién sabe hace cuánto rato. Y ella dio un gran suspiro, porque se le había ido todo el aire entre tanto parloteo.

2 comentarios:

Jaicius dijo...

Wuau July! la naturlidad de tu escrito me mató, era como estar viendo a esa cuica webiar a su hija, jactándose tanto del apellido y la alcurnia, la Doña Florinda contemporánea y chilensis jejej.

(mándeme al mail el resto, porfa porfa!!)

un besote gigantesco amiga de letras, de piel, amiga de vida.

adiu!

Anónimo dijo...

july!!

escribes demasiado bakan...
hace tiempo que no hablamos
pero leyendo tu blog es como si te tubiera cerca y me vinieron muchos pensamientos de antes, recuerdos
te extraño mucho amiga y espero que estes super bien

cuidate

por cierto soy la ely n_n