jueves, 28 de agosto de 2008

You are my Destiny

Niño más feliz, no se veía por la calle. Le diría a Clementina que la amaba. Ella se pondría feliz. Ella lo besaría. Oliverio ya no aguantaba más. Era ahora o no era nunca.
Un globo aerostático de colores bordeaba la vereda de Clementina.
Oliverio corrió a su encuentro.
-Me voy.
-¿A dónde?
-No sé.
Su amor se iba en un globo aerostático quién sabe a donde.
Clementina abrazó a Oliverio, su mejor amigo de toda la vida, abrazó a sus padres, y subió.
-Adiós, amores.
Oliverio rompió en llanto al instante. No podía creerlo aún.
Para qué tanto sacrificio si al final, uno está destinado. Uno no elige, a uno lo eligen. El destino te elige para triunfar o para fracasar.
Como no fue ahora, no fue nunca: nunca le diría a Clementina que la amaba, porque lo más seguro es que nunca volvería a verla, por lo tanto, ella nunca se pondría feliz por las palabras de Oliverio y nunca lo besaría en la boca, como él siempre había soñado.
Mala suerte. Tal vez, si hubiera sido más alto o si tuviera la nariz más grande o si supiera jugar poker, o leer braille, o si cantara en la ducha o hiciera por lo menos una vez al mes panqueques con manjar. Tal vez si fuera otro y no Oliverio, hubiera actuado antes y no justo el día en que la niña que ama decide irse a algún inhóspito lugar en un globo aerostático. Si no fuera Oli, ya llevaría años de novio con Clementina, tal vez hasta tendrían hijos, si no fuera Oli, y fuera, no sé, Ramón, Juan Pablo o Tomás. Da lo mismo quién, sólo otro, ser otro, hacer cosas que hacen otros potencialmente mejores que él mismo en diversos aspectos. Tener la suerte de otro, el destino de otro.

1 comentario:

Amarrojo dijo...

Wena Reflexión
uno a veces le gustaría reaccionar o saber accionar bien
y no como un tonto

uno se siente torpe
al hacer algunas cosas

dice no saber

y luego se comvierte en miedo

el miedo en falta de libertad
y uno mismo se limita

y cuando se atrave
lo hace mal
y nuevamente
queda como un tonto

y pierde la oportunidad

talvez la oportunidad de la vida

esa oportunidad de la vida
en ser Feliz
y se va

y uno espera
una próxima

tiene la esperanza
de que halla una próxima

pero en el fondo
de su corazón

sabe que no hay más