lunes, 4 de mayo de 2015

Habitar






Yo tengo en mi cabeza
la cabeza de un hombre 
Y darlo a luz me mata,
me hace morir teniéndolo.
No es un hombre, es un niño,
como un diente clavado.
Si no nace, por dentro me devora,
si nace me hunde sesos y cráneo.
Frida Kahlo







Habitarte en la desesperanza de encuentros furtivos entre                                                                          /mujeres sin rostro
habitarte en desconsuelos adolescentes hijos
de familias resquebrajadas por el calor de estufas a parafina

te digo:
habitarte es entremezclarme con la rara apariencia de tu                                                                             /carácter violento
habitarte en tu violencia y habitarte los días y las noches las                                               /secuelas los traumas las cicatrices

habitar contigo la orfandad de este dolor

que se hizo grande y se hizo tuyo
tan parte de ti como tus uñas
y lo adoptaste como patria

yo lo habité en ti
queriendo arrastrarte al mundo

habitarte y habitarlo a partir del desconsuelo
tejer despacito entre tus cejas tu pelo hasta los dientes

así hilaríamos la historia de nuestro habitar
en nuestro dolor descompuesto

las frutas caen cuando maduran
nuestro amor cayó
estando apenas verde y ya mustio.


1 comentario:

eduardo jqk dijo...

El hábito es la pieza que no se piensa, una y otra vez, se hace la ley habita en la vida de quién lo repita.